Automóviles suizos

swiss automobiles stamps

En los primeros días de transporte privado en Suiza, unos noventa marcas automotrices suizos competían por el favor de los pocos que podían pagar su propio coche. Numerosas plantas de fabricación surgieron, la mayoría de ellos en Zurich, Ginebra y Basilea. Sin embargo, en 1934, la quiebra de Martini en St. Blaise marcó el fin de la era del 100 por ciento de la producción de automóviles de fabricación suiza.

Ahora como entonces, un ‘automóvil’ se define como un vehículo propulsado mecánicamente, pero el método real de la propulsión (por ejemplo, vapor, eléctrico o motor de combustión interna) es inmaterial. El coche como lo conocemos hoy en día se desarrolló entre 1880 y 1900 a partir de una sin caballos de lujo Car- matri- en un medio de transporte para las masas. Este progreso fue ayudado por la invención de los neumáticos del motor y caucho, entre otras cosas. Carreras de coches internacionales promovidos es advanc- tecnológicos y en consecuencia también mejoraron la fiabilidad de los diversos diseños. A su vez, este aumento de la demanda y la difusión del automóvil. En Suiza, las circunstancias no eran del todo favorable para los coches de fabricación. El público eran inicialmente muy escéptico acerca de estos vehículos ruidosos y malolientes, y en algunos casos fueron incluso positivamente hostil. Sin embargo, sobre todo en el oeste de Suiza y en la región alrededor de Zúrich, un espíritu innovador y pionero en el aire. Numerosos ingenieros dado cuenta de sus ideas y conceptos para los vehículos de tres y cuatro ruedas, aunque la mayoría tenía poco o ningún éxito comercial. Sin embargo, gracias a la innovación, estilo comercial, diligencia y empleados que trabajan duro, algunos pioneros lograron encontrar compradores para sus automóviles y en consecuencia asegurar su existencia por un tiempo determinado.

Anuncios